domingo, 13 de septiembre de 2015

La cosa griega

Este pasado verano estuve disfrutando de un par de semanas de vacaciones en Grecia. Tengo la enorme suerte de contar con cicerones excepcionales lo cual siempre ayuda a salir un poco de esa visión extraterrestre del turista al llegar a cualquier sitio. Grecia es un destino formidable y os animo a visitarla, pero sobre todo os animo a coger un mapa y leer algo de su historia. A poder ser de su historia más reciente ya que por más que Alejandro Magno o Pericles sean parte del su orgulloso pasado no es menos cierto que son referentes tan antiguos que apenas ayudan a entender qué es Grecia hoy día. 

Yo pensaba (en realidad no, pero permítame el lector una cierta licencia) que acercarme al terreno durante quince días me permitiría tomar un contacto con la realidad griega capaz de iluminarme sobre los recientes acontecimientos en el país. Lo cierto es que no lo conseguí. Tengo relativamente claro lo que ha pasado con Grecia en los últimos tiempos, pero este conocimiento no lo he adquirido allí. Hablando con la gente (mis amigos, la gerente de los apartamentos donde nos alojamos, el pastelero que me vendía cada día la μπουγάτσα,...) he conocido detalles pero no ha cambiado mi percepción de lo que allí ha ocurrido. He notado el cabreo y el desánimo. Pero el cabreo y el desánimo no son buenos compañeros ni para diagnosticar el problema ni para afrontar sus soluciones, especialmente cuando la solución no es otra que ponerse en pie, levantar la cabeza y empezar casi desde cero. 
μπουγάτσα (bugacha de crema)

Y es que la mayor parte de los griegos se pueden sentir como el servicio doméstico de Bárcenas: han estado trabajando honradamente y cobrando durante años y ahora se han quedado sin trabajo y sin dinero porque su jefe está en la cárcel. Los griegos saben que sus jefes (los sucesivos gobiernos desde hace decenios) han sido un desastre... pero no se sienten responsables de lo ocurrido. Sin embargo si están sufriendo las consecuencias. Ahora el malo es la "troika" como si el malo fuese el juez que impide a la señora de Bárcenas disponer de dinero para seguir pagando al servicio doméstico... 

No. No he entendido nada más ni mejor. Pero poco a poco voy aprendiendo a amar a un país con el que cada vez me van uniendo más vínculos. ¡Quién me iba a decir hace unos años que yo iba a tener dos sobrinos griegos!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada